Filósofo español advierte: “Eliminar la filosofía es abandonar a los jóvenes a los simulacros de satisfacción”

La medida “significa privar a los jóvenes de los recursos y los hábitos de sosiego que acompañan al pensamiento y que tanto necesita esta sociedad acelerada y confusa en la que vivimos”, advierte. En particular la filosofía es inseparable de los ideales que han hecho posible las mejores formas de organizar la convivencia en la historia: la justicia, la igualdad, la democracia, la libertad, todo eso nace en y desde la filosofía en el mundo clásico griego y reaparece igualmente la Ilustración que es el fundamento de lo mejor de la modernidad inquietante en la que aún vivimos”, señala.

Bastó que el Ministerio de Educación eliminara filosofía como ramo obligatorio para que el mundo de las humanidades pusiera el grito en el cielo. El rechazo fue unánime: autoridades universitarias, académicos y estudiantes criticaron la medida, desde el rector Carlos Peña (UDP) a la Asociación Chilena de Filosofía y la coordinadora estudiantil ACES.

Presionado, el Mineduc aclaró que está en un proceso de modificación del currículum escolar para tercero y cuarto medio que, actualmente, se encuentra en consulta. La propuesta elimina el curso de Filosofía de los ramos obligatorios, dejándolo como electivo. Desde el Mineduc, agregan que los contenidos de la asignatura no se eliminarán completamente, sino que serían asimilados en una nueva asignatura de formación ciudadana.

La sicóloga Alejandra Arratia, la coordinadora de la Unidad de Currículum y Evaluación del Mineduc, sostuvo a su vez que se propone homologar el plan común, el que hoy es distinto para la formación científica humanista, artística y técnico profesional.

“En el fondo, aumentaríamos la cantidad de estudiantes que tendrían materias como Filosofía, Ciudadanía y ética política, pero también Artes y Educación Física, porque actualmente la educación técnico profesional, que es alrededor de un 50 por ciento de la matrícula, no tienen ninguna de estas materias. A la larga, es un asunto de equidad”, aseguró.

Sin embargo, fue el propio Mineduc, entre 2000 y 2001, durante el primer gobierno de Ricardo Lagos, con Mariana Aylwin (hoy sostenedora de dos colegios a través de la Corporación Aprender) como ministra, el que eliminó el ramo de filosofía para la enseñanza técnico profesional.

Una medida que hoy, quince años después, se pretende ampliar al resto de los colegios y que “significa privar a los jóvenes de los recursos y los hábitos de sosiego que acompañan al pensamiento y que tanto necesita esta sociedad acelerada y confusa en la que vivimos”, advierte el filósofo español Vicente Serrano, residente en Chile. “Es abandonarles a los peligros de la vida en las pantallas y hacer de ellos perfectos sumisos entregados a todos los simulacros de de satisfacción que nos ofrece el presente”.

????????????????????????????????????

Serrano es profesor titular en la Universidad Austral de Chile, donde dirige el Instituto de Filosofía y la Escuela de Graduados de la Facultad de Filosofía y Humanidades.

Ha desarrollado una considerable obra ensayística, que incluye La herida de Spinoza. Felicidad y política en la vida posmoderna  (que en el año 2011 ganó el prestigioso Premio Anagrama de Ensayo), además del entretenido libro de filosofía para niños El cuento de la filosofía (Editorial Uqbar, 2013), y enseñado filosofía en escuelas y universidades, tanto pre como posgrado.

“Mi opinión es muy negativa, de preocupación e inquietud”, comenta. “Pero no solo hablo de mi opinión personal, sino de prácticamente toda la comunidad filosófica chilena. Hay un documento firmado por 20 instituciones universitarias y también por la Asociación Chilena de Filosofía a la que represento y existe unanimidad en que la supresión de la filosofía en la secundaria es negativa para el futuro de los jóvenes, de la educación y del país”.

Para él, que además es licenciado en Derecho, está claro que la propuesta es un paso más en una tendencia que se viene arrastrando desde hace años en el contexto globalizador y vinculada a una sociedad donde dominan saberes técnicos, rentabilidad y destrezas para competir en un marco capitalista desenfrenado, que tiende a despreciar todo lo que tenga que ver con los matices y que no sea cuantificable y medible: precisamente las dimensiones más importantes para la vida de los humanos.

“En cuanto a las consecuencias creo que se podría comparar con extirpar una parte de la memoria colectiva o un órgano vital y supondría renunciar a la sensibilidad por las grandes cuestiones, a la capacidad de obtener una mirada amplia ante la complejidad de la existencia y de las sociedades modernas”, remata.

¿Por qué es importante enseñar filosofía?

Serrano destaca que la filosofía es una actividad espiritual inseparable de la condición humana, y que por mucho que se pretenda extirpar de los planes curriculares, nunca se podrá hacerlo del espíritu de las personas y de la especie.

“En particular la filosofía es inseparable de los ideales que han hecho posible las mejores formas de organizar la convivencia en la historia: la justicia, la igualdad, la democracia, la libertad, todo eso nace en y desde la filosofía en el mundo clásico griego y reaparece igualmente la Ilustración que es el fundamento de lo mejor de la modernidad inquietante en la que aún vivimos”, señala.

Para él, las bases de los principales valores sobre los que asienta nuestra convivencia se han establecido siempre desde materiales pensados por filósofos y desde planteamientos vinculados a la filosofía. “Y así seguirá siendo de modo invariable”.

Aprender a pensar

Actualmente filosofía es un ramo de tercero y cuarto medio, pero Serrano cree que el maestro debería tenerla presente siempre en todos los niveles como parte de su formación, porque es inseparable de la mayoría de las cosas que enseña y también como talante.

“Más allá de eso es cierto que a edades demasiado tempranas la abstracción con la que opera puede resultar poco atractiva, sobre todo si no se sabe trabajar con ella, es un territorio en el que, por lo demás, cada vez hay más experiencias exitosas”, dice.

En general en la mayor parte de los sistemas educativos se enseña en los mismos niveles de Chile (los últimos dos de la secundaria), “a una edad en la que el mundo empieza a expresare en toda su densidad para los jóvenes y en el que las preguntas de la filosofía y la búsqueda del sentido surgen espontaneas en ellos”.

“Otra cosa es que en ocasiones no se utilice la pedagogía adecuada y se corra el riesgo de que acabe yendo en contra de la propia disciplina, como señalaba Fernando Savater en una conferencia que impartió hace años en Chile. La filosofía no es memoria, sino aprender a pensar. Kant lo dejo sentenciado: no se enseña filosofía, se enseña a filosofar”.

En todas las escuelas

Por lo mismo, Serrano está convencido de que debe impartirse en todos los tipos de escuelas, también en la enseñanza técnico profesional.

“En Milán tuvo lugar en 2011, es decir en plena crisis en Europa, un congreso sobre el papel de la filosofía en la secundaria y la conclusión unánime fue la necesidad de dar el mismo peso a la filosofía y a las enseñanzas humanísticas que a las científico-técnicas”, recuerda.

Para Serrano es un error pretender educar en ciudadanía y obviar esas dimensiones que se atesoran en la filosofía y en las humanidades en general y educar para el mercado y mirando sobre todo los costes.

“Se corre el riesgo ir en una dirección que, estoy seguro, tendrán que desandar los países que están inmersos en una crisis que es más que económica”, explica. “Independientemente de lo que se estudie, los problemas de la filosofía afectan a todas las dimensiones de los saberes. Es absurdo pensar que la tecnología o la ciencia son ajenas a la filosofía”, asevera.

Alumnos agradecidos

Él mismo ha enseñado filosofía en todos los niveles educativo, en muchos casos para no especialistas, estudiantes de economía de la empresa, odontólogos, periodistas, abogados, enfermeras… Un balance general es el agradecimiento de los estudiantes, incluso de aquellos que se mostraban escépticos al comienzo de un curso.

“Es un reto apasionante y debo decir que nunca decepciona”, asegura. “Incluso a pesar de un cierto rechazo inicial basado en prejuicios. Se trata de la misma tendencia dominante en nuestra sociedad que está debajo de esta posible reforma”.

“Se piensa que es cosa de curas o bien que está uno fuera del mundo y que son cosas estériles y no rentables. Y es cierto que no sirve para tanto en ese sentido, pero precisamente porque sirve o puede servir para todo, sobre todo para vivir en general y ese debería ser un objetivo prioritario de la educación que se proclama y pretende integral. El reto es mostrar como la filosofía habla de lo más inmediato y lo hace con profundidad ayudando a vivir y a vivir mejor. Tal vez lo más difícil y lo más importante para cualquiera”.

Fuente: El Mostrador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s